Chignahuapan y las Cascadas de Quetzalapan

A tres horas (190 kilómetros) de la ciudad de México en el estado de Puebla se encuentra una pequeña joya: Chignahuapan.  Esta encantadora ciudad de casas multicolores y un ambiente tranquilo de provincia es una excelente opción para un paseo de un día.

En su plaza central, a unos metros de la Parroquia de Santiago Apóstol, cuenta con un kiosco hecho de madera y decorado con figuras geométricas en varios colores.

Asimismo, esta ciudad es famosa por sus esferas navideñas y su pan de queso (¡delicioso!).

En la pared trasera de la basílica de la Inmaculada Concepción hay un mural de estilo bizantino de más de cinco metros que vale la pena ver.

Por otro lado está su linda laguna, alrededor de la cual hay restaurantes de comida típica económicos y muy sabrosos. También hay palapas para llevar comida preparada y organizar un día de campo.

A diez minutos de la ciudad se encuentran las cascadas de Quetzalapan, una antigua presa ahora convertida en parque ecoturístico. La entrada cuesta $30 pesos y si se requiere un guía para bajar, sólo hay que darle propina.

El descenso por los casi 300 escalones lleva una media hora, pero la monumental vista de la cascada desde abajo es fabulosa, así que vale la pena hacer el recorrido.

El parque tiene además espectaculares vistas de las montañas de la zona.

 

 

About the Author

By administrador / Administrator

Follow administrador
on May 11, 2013